fbpx

GUÍA DE USO DE D-PROBIOTIC

Las curas milagrosas no existen, todo tratamiento debe estar acompañado de cuidados y disciplina. Para enfermedades tan dolorosas y frustrantes como la gastritis, úlcera y colitis se han comercializado miles de productos; la mayoría falsas promesas que lo único que hacen es sacar dinero de los pacientes sin realmente ayudar a su salud.

Hoy en día es muy difícil comercializar un producto de manera seria, ya que los consumidores tienen la idea de que lo ofertado para tratar su enfermedad son charlatanerías. Y claro, teniendo docenas de malas experiencias se preguntan por qué esta vez sí sería cierto.

D-PROBIOTIC es un producto maravilloso y fue creado bajo una iluminación de su inventor cuyo propósito siempre ha sido ayudar a la gente, y éste es un concepto que mantenemos todos en Rantima. El producto por sí solo no va hacer milagros, ya que si al paciente le gusta excederse en la comida y la bebida aunque mejore volverá a recaer luego de unos meses, pero si se cuida un poco y lo toma durante el tiempo sugerido los resultados serán evidentes y la calidad de vida mejorará drásticamente.

Comencemos con lo más básico:

 

¿De qué está elaborado D-PROBIOTIC?

El producto es una combinación de tres elementos:

Morinda citrifolia, Saccharum officinarum y levaduras probióticas del genero Saccharomyces.

La caña de azúcar o Saccharum officinarum se utiliza para que las levaduras probióticas se alimenten y reproduzcan, es por ello que el producto final no tiene sacarosa (azúcar).

El producto tiene un ingrediente adicional; lactosa, las levaduras también usan la lactosa como fuente de alimento y por ende el producto final no contiene leche, quizá podría contener trazas de proteínas.

El efecto terapéutico de D-PROBIOTIC es gracias a la combinación de estos elementos y principalmente gracias al proceso de elaboración patentado por su fabricante.

¿A qué sabe D-PROBIOTIC?

Debemos advertir que el producto no sabe muy bien y su aroma es aún peor, pero esto es el resultado de sus ingredientes naturales a los cuales no se adiciona ningún químico que oculte o minimice estas características; por tanto si el paciente no padece molestias digestivas, será mejor que no lo compre, para así evitarse la mala experiencia; pero si en realidad está enfermo tenga la seguridad que no importará su sabor o aroma, sino el beneficio sentirá al tomarlo.

¿Cómo ejerce su efecto terapéutico?

Lo primero que debemos indicar es que D-PROBIOTIC fue sometido a estudios preclínicos farmacológicos y toxicológicos, antes de ser comercializado.

Estudios farmacológicos: Se comparó el efecto gastroprotector de D-PROBIOTIC frente a un Anti H2 (Cimetidina). Se determinó que su efecto era 3 veces superior a la Cimetidina.

Nota: Los bloqueadores H2 son medicamentos que funcionan al reducir la cantidad de ácido gástrico secretado por glándulas en el revestimiento del estómago.

 

Estudios Toxicológicos: Se Realizó un estudio para determinar si el producto en dosis altas causa efectos adversos, o si se manifestaba alguna contraindicación o interacción; en los estudios D-PROBIOTIC mostró seguridad y eficacia inclusive a dosis altas. Su uso es bien tolerado por diabéticos, hipertensos, mujeres embarazadas, lactantes y por personas con cualquier disfunción glandular.

¿En qué patologías se aconseja el uso de D-PROBIOTIC?

El producto está indicado para el tratamiento de patologías del Aparato Digestivo, como la gastritis, pequeñas úlceras, irritación y laceración de la mucosa colónica (colitis ulcerativa).

¿Cómo usar D-PROBIOTIC?

En nuestra experiencia hemos observado que la siguiente forma de empleo es la que mejor resultados ha dado:

Personas mayores de 12 años tomar de la siguiente forma:

Gastritis: 30 ml 6 veces al día, de la siguiente manera:

 

De la primera a la cuarta botella:

 

Primera botella: 6 tomas divididas de la siguiente forma: una copa de 30ml (que viene con el frasco) en ayunas, 15 minutos después del desayuno, 30ml antes del almuerzo, 30 ml 15 minutos después del almuerzo, 30 ml 15 min antes de la cena y 30 ml antes de ir a dormir.

Segunda Botella: 5 tomas divididas de la siguiente forma: 30 ml al levantarse (en ayunas), 30 ml 15 minutos después del desayuno, 30 ml 15 minutos antes del almuerzo, 30 ml 15 min antes de la cena y 30ml antes de ir a dormir.

Tercera Botella: 4 tomas divididas de la siguiente forma: 30 ml al levantarse (en ayunas), 30ml 15 minutos antes del almuerzo, 30 ml 15 min antes de la cena y 30ml antes de ir a dormir.

Cuarta Botella: 3 tomas divididas de la siguiente forma: 30 ml al levantarse (en ayunas), 30ml 15 minutos después del almuerzo y 30 ml antes de ir a dormir.

 

La quinta botella en adelante (dosis de mantenimiento): Dado que D-PROBIOTIC no causa ningún efecto adverso o tiene contraindicación puede usarse una dosis de mantenimiento de forma indefinida, de la siguiente manera: 30 ml antes de ir a dormir y/o 15 minutos antes de cualquier comida pesada o irritante.

Úlcera, colitis y reflujo: 30 ml 6 veces al día, antes y después de las comidas, de la siguiente manera:

De la primera a la octava botella: 6 tomas divididas de la siguiente forma: una copa de 30ml en ayunas, 15 minutos después del desayuno, 30ml antes del almuerzo, 30 ml 15 minutos después del almuerzo, 30 ml 15 min antes de la cena y 30 ml antes de ir a dormir.

La novena botella en adelante: (dosis de mantenimiento) 30 ml antes de ir a dormir y/o 15 minutos antes de cualquier comida pesada o irritante.

Niños desde los 3 años de 10 a 15 ml en una sola dosis al día. Esta dosis puede duplicarse si se considera necesario sin ningún inconveniente. Este tratamiento es por un periodo de cuatro a seis semanas.

Nota: Existen casos donde se deberá variar el modo de empleo del producto de acuerdo a como el paciente responda.

 

El paciente presenta un incremento en la acidez, ardor, o también ansiedad y náuseas con las primeras tomas:

Esto ocurre en ciertos pacientes, sobre todo aquellos con laceraciones de gran tamaño o con gastritis crónica de larga evolución (2 años o más). Esta reacción se la atribuimos al efecto de cicatrización que tiene el producto.

Es importante que no suspendan el uso de D-PROBIOTIC, que bajen la dosis y modifiquen el modo de empleo del mismo de la siguiente forma:

Opción 1:

Dosis: 30ml en ayunas, 15 minutos después de almorzar y antes de ir a dormir (30 ml tres veces al día)

Modo de empleo: Luego de 10 minutos de haber tomado el producto consumir un vaso de agua.

Opción 2:

Dosis: 15ml 15 minutos antes y después de cada comida

Modo de empleo: Colocar un cubo de hielo en la copa unos minutos hasta que el producto se enfríe y se diluya ligeramente

Nota: Conforme el paciente mejore su tolerancia al producto puede retomarse la forma normal de empleo de D-PROBIOTIC.

 

El paciente presenta un cuadro diarreico con las primeras tomas:

A partir de los datos recolectados mediante nuestro sistema nacional de fármacovigilancia entre los años 2016 y 2017 se evidenció que el 1% de pacientes con patologías como hígado graso, retención fecal o megacolon tóxico presentaron procesos diarreicos posterior a las tomas iniciales del producto. Si el paciente presenta esta reacción (procesos diarreicos) recomendamos utilizar sueros de rehidratación oral y sobre todo que no suspenda o disminuya el consumo del producto; este síntoma desaparecerá en uno o dos días.

El paciente presenta náuseas o vómito debido al sabor y aroma del producto

Esto ocurre en pacientes que tienen un sentido del gusto o del olfato muy delicado, es una reacción poco frecuente y requiere atención con el objetivo que no se abandone el tratamiento.

Dosis: 30ml en ayunas, 15 minutos después de almorzar y antes de ir a dormir (30 ml tres veces al día)

Modo de empleo: Colocar el producto en refrigeración y agregar los 30 ml a un vaso con agua con el objetivo de diluir el producto.

Usar el producto de esta manera disminuye su potencia pero permite que el paciente no abandone el tratamiento, puede ir disminuyendo de a poco la cantidad de agua que se usa para diluir.

Nota: Conforme el paciente mejore su tolerancia al producto puede retomarse la forma normal de empleo de D-PROBIOTIC.

El paciente indica que no tiene mejoría después de haber tomado el primer frasco.

Esto ocurre en pacientes que no son disciplinados o que su enfermedad es muy dependiente del estrés o que son muy ansiosos.

Debe continuar con el tratamiento de acuerdo a la botella que este consumiendo y complementarse con enzimas digestivas (PankreoLive), protectores hepáticos (Hepa Complex), y protectores gástricos (Omeprazol) de 20 mg. Esto durante 15 a 30 días con la siguiente posología:

Pankreolive: 1 comprimido con cada comida (3 veces al día x 15 días).

Hepa Complex: 1 comprimido con el desayuno (1 vez al día x 30 días)

Omeprazol 20mg: 1 cápsula 15 minutos antes del desayuno (1 vez al día x 15 días)

El omeprazol puede ser opcional dependiendo de cada caso, muchos pacientes tienen éxito solo con los dos primeros medicamentos combinados con D-PROBIOTIC.

El paciente indica que volvieron los síntomas al iniciar el segundo frasco

Esta reacción la denominamos el efecto del segundo frasco, ocurre en pacientes que tienen excelentes resultados con el primer frasco y deciden excederse en la alimentación y volver a los malos hábitos como beber o fumar, sugerimos que se instruya al paciente a modificar su alimentación y hábitos y continuar usando el producto de acuerdo a las indicaciones.

Importante: D-PROBIOTIC no es un tratamiento de erradicación de la Bacteria Helicobacter Pylori, sin embargo puede ser usado en conjunto con el tratamiento regular de eliminación de esta bacteria (Antibióticos + IBPs).

TESTIMONIOS DE CONSUMIDORES DE D-PROBIOTIC

COMPARTE ESTA INFORMACIÓN EN:

Deja una respuesta