fbpx

CÓMO SE RELACIONA EL ESTRÉS CON LA GASTRITIS, LA ÚLCERA Y COLITIS

Todo paciente con este tipo de enfermedades digestivas, ha notado que cuando tiene un enojo, se estresa en su trabajo o simplemente tiene una discusión con otra persona, estas enfermedades se manifiestan casi de inmediato con dolor, ardor o esa sensación de vacío en el estómago.

A continuación explicaré que sucede en nuestro organismo y como nuestro cerebro puede contribuir en la complicación de varias enfermedades.

Empezaré explicando un principio básico llamado el instinto del miedo. Todos los animales del planeta tienen tensiones de todo tipo, por ejemplo en el caso de un ciervo que se ve asediado por un tigre inmediatamente en el animal (ciervo) se activa un instinto de supervivencia, su organismo se prepara para tomar una de dos actitudes; pelear o escapar, en ambos casos, dispondrá de las reservas de energía, su cerebro liberará estimulantes y esto hará entre otras cosas que llegue más sangre hacia los músculos; todo esto para defenderse del ataque o simplemente correr por su vida. Cuando el peligro ha pasado, el ciervo se tranquiliza, y todo vuelve a la normalidad como si no hubiese pasado nada.

Existen diversos estudios que muestran que los seres humanos también tienen este tipo de respuestas de protección, para ponerlo de manera sencilla, es como si el instinto del miedo de nuestros antepasados viviera aun dentro de nuestro cerebro, ese instinto que hacía que nuestros ancestros al escuchar un rugido de un león en medio de la selva huyan para salvaguardar sus vidas.

En este punto seguro ustedes dirán: entiendo la comparación pero en una ciudad moderna no hay leones en las calles. Pues lastimosamente debo comunicarles que ese “león de la selva” se transformó en diversos animales mucho más voraces; a continuación voy a enlistar algunos ejemplos de esos nuevos depredadores que nos atacan silenciosamente:

Las deudas de la tarjeta de crédito o el banco.

El tráfico pesado de la mañana.

Las discusiones con la pareja.

Los conflictos en el trabajo.

Entre otros.

Un fuerte llamado de atención de un jefe (de esos que son conocidos por su mal carácter) puede activar ese “instinto del miedo” en nosotros, nuestro cuerpo al sentirse “amenazado” ejecuta el proceso normal para prepararse para una de dos opciones correr o pelear; tal como nuestros antepasados con el león o como el ciervo frente al tigre. La respiración se acelera, permitiendo que haya más oxígeno en nuestra sangre, el hígado que es el órgano donde normalmente se deposita la glucosa (el azúcar, la energía) en ese momento la libera en grandes cantidades hacia la sangre para disponer de más energía, las glándulas suprarrenales (dos formaciones pequeñas ubicadas sobre nuestros riñones) liberan sustancias para hacer que nuestro corazón lata más rápido y así tener un mayor flujo sanguíneo, en los órganos de la digestión (por ejemplo el estómago) algunas arterias se contraen disminuyendo el suplemento de sangre a estos, permitiendo que se cuente con más de este valioso fluido corporal para los músculos para hacer una de dos cosas: salir corriendo de la oficina del jefe o darle puñetazo en medio de los ojos. Todo este proceso ocurre en una fracción de segundos, y como ya sabrán la respuesta, no podemos ejecutar ninguna de las dos reacciones posibles (correr o golpear), el ser humano a diferencia de otros animales ha desarrollado intelecto, así que entendemos que ejecutar cualquiera de estas dos opciones nos dejaría sin trabajo, nos llevaría a la cárcel o simplemente generaría un gran problema.

Bien, hasta este punto tenemos claro todo lo que ocurre en nuestro cuerpo cada vez que nos enfrentamos a estas situaciones de estrés o ira y seguro se estarán preguntando como esto puede degenerar en el ardor que siento en el estómago, pues recordemos un fragmento del texto del párrafo anterior “en los órganos de la digestión (por ejemplo el estómago) algunas arterias se contraen disminuyendo el suplemento de sangre a estos”. Este proceso natural que ocurre en nuestro organismo ante una amenaza externa por ejemplo mi jefe de mal carácter o cualquiera de las situaciones de estrés a lo que nos sometemos todos los días, hace que constantemente haya un menor flujo de sangre hacia las células del estómago, por ende la capa interior de este órgano carecerá de oxígeno, las células mueren y se pierde segmentos de la mucosa gástrica; lo cual deja expuesta la pared gástrica al efecto corrosivo del ácido estomacal.

¿Entonces cómo rompemos este ciclo de estrés y malestar? Mis recomendaciones son las siguientes:

  1. Trate de tomar los problemas con calma, recuerde; si usted sabe que tiene solución, para que se preocupa y si sabe que no tiene solución, igual para que se preocupa.
  2. Realice alguna actividad física (correr, caminar activamente, bailoterapia, etc.)
  3. Hable de las cosas que le afectan con su familia o amigos íntimos, siempre es bueno desahogarse.
  4. Realice actividades que lo diviertan como fiestas, comidas entre amigos, viajes, etc.
  5. Practique actividades de relajación como el yoga o si tiene alguna creencia religiosa acuda con frecuencia a su templo o iglesia.
  6. Sea feliz, en la vida hay más cosas por agradecer que por estar triste, siempre habrá una manera optimista de ver las situaciones que vivimos a diario.

Blog: Una excelente preparación para la gastritis y la úlcera gástrica.

Dr. Rodrigo Chérrez Aguilar

Magister en Nutrición

Asesor en salud de Rantima.com

COMPARTE ESTA INFORMACIÓN EN:

4 comentarios sobre “CÓMO SE RELACIONA EL ESTRÉS CON LA GASTRITIS, LA ÚLCERA Y COLITIS

  1. Estoy totalmente agradecida por sus sabios consejos querido Dr.me asido de gran ayuda y alivio sus palabras sobre ese mal del estres ..ese es mi problema q ya dejará de serlo xq voy a tomar esa alternativa de no preocuparme x cosas sin importancias

Deja una respuesta